Saltar al contenido

¿Por qué salta un magnetotérmico sin tener nada enchufado?

¿Por qué salta un magnetotérmico sin tener nada enchufado?

Varias son las causas por las que salta un magnetotérmico, incluso sin tener nada enchufado. En algunos casos se trata simplemente de un sobreconsumo eléctrico, pero en otros, puede ser el mismo dispositivo el que ha dejado de funcionar correctamente. En este último caso, tras comprobar que un magnetotérmico está averiado, es el momento de cambiarlo. Hoy en día, a diferencia de otras épocas en las que teníamos que buscar una tienda física, existen tiendas de electricidad online en las que adquirir un magnetotérmico desde la comodidad de su hogar, en el momento en que lo necesite.

Pero primero veamos qué es un magnetotérmico, cómo funciona y cuáles son los casos en los que suele accionarse automáticamente, para luego entender por qué podría saltar sin tener nada enchufado.

¿Qué es un magnetotérmico?

¿Qué es un magnetotérmico o llave térmica?

Un magnetotérmico, también llamada llave térmica, es un dispositivo electromecánico que tiene la capacidad, como cualquier interruptor, de cortar el paso de la corriente eléctrica de un circuito, en caso de que ésta haya sobrepasado un valor máximo de consumo eléctrico.

Denominado también interruptor termomagnético, llave térmica o breaker, este aparato “salta” o “se dispara” de manera automática y lo suficientemente rápida como para proteger a la instalación del recalentamiento de los cables ante una sobrecarga, evitando así que se quemen los cables y aparatos conectados en el mismo circuito, o se produzca un incendio.

¿Cómo funciona el magnetotérmico?

¿Cómo funciona el magnetotérmico?

Cuando aumenta demasiado la corriente que circula por el circuito, el magnetotérmico se calienta y corta. Cuando el dispositivo detecta que la intensidad de la corriente es más elevada de lo que debería, se produce una sobrecarga o cortocircuito, se abre el circuito y el interruptor se baja. También se puede desconectar manualmente en caso de que fuera necesario.

Tanto si el magnetotérmico ha “saltado” como si lo hemos desconectado manualmente, al subir la palanca, el aparato se pondrá de nuevo en funcionamiento.

Existen también los magnetotérmicos con rearme automático, es decir, que cuando tiene lugar una sobrecarga o cortocircuito, en lugar de tener que subir la palanca manualmente, el propio aparato detecta la regularización de la situación y lo hace de forma automática.

El valor de la intensidad nominal viene fijado por la corriente nominal de consumo de las cargas asignadas al circuito.  El magnetotérmico tiene que tener una intensidad de corte (nominal) igual a superior a la de consumo del circuito.

Por ejemplo, un circuito en el que se calcula una intensidad de consumo es de 9A debe protegerse con una llave térmica de 9A, pero como el dispositivos normalizado más cercano superior a esa intensidad es de 10A, elegiremos este último.

¿Para qué sirve un magnetotérmico?

Entre las diferentes utilidades que proporciona un magnetotérmico, podemos destacar el hecho de que busca evitar un daño mayor en la red o la instalación eléctrica asociada.

También se puede destacar la rápida solución que ofrece en caso de una avería. A diferencia de los fusibles -que deben ser reemplazados tras un único uso-, la llave termomagnética puede ser reconectada una vez que concluye el sobreconsumo que se provocó.

A diferencia de un disyuntor, que tiene como función interrumpir el flujo de electricidad en un circuito cuando se registra una diferencia entre la corriente entrante y la saliente del mismo, la función principal del termomagnético es la de servir de protección a las instalaciones eléctricas en caso de que haya un cortocircuito o sobretensiones.

Por lo tanto, podemos llegar a la conclusión de que este elemento resulta, en el caso en que la legislación no lo hace obligatorio, imprescindible dentro del cuadro eléctrico, tanto en instalaciones caseras como industriales.

Partes de un magnetotérmico y funcionamiento

Partes de un dispositivo magnetotérmico

Estos aparatos se componen de varias partes, las principales son:

  • Electroimán
  • Bobina
  • Bimetal

Su funcionamiento se debe a dos efectos, que son los encargados de medir la intensidad de la corriente eléctrica, una protección magnética y otra térmica, por eso al dispositivo se lo llama magnetotérmico.

1. Efecto Magnético

Es la parte del dispositivo que proporciona protección frente a cortocircuitos. Se compone de un núcleo de hierro que tiene una bobina de alambre alrededor, dando lugar a un electroimán. Cuando se produce un cortocircuito, es decir que la corriente que va por el circuito ha superado los valores máximos establecidos, la bobina atrae el núcleo instantáneamente, y hace que se dispare el magnetotérmico para cortar la corriente.

2. Efecto Térmico

Es la parte del dispositivo encargada de proteger al circuito eléctrico de sobrecargas. Si la causa de que se superen los valores determinados es una sobrecarga, la parte del bimetal (dos láminas metálicas unidas que tienen distinto coeficiente de dilatación) se calienta. La consecuencia es que el bimetal se curva, lo que provoca la apertura del circuito y el salto de la palanca.

¿Por qué salta un magnetotérmico o llave térmica?

¿Qué hacer cuando salta un magnetotérmico?

La causa más común por la que salta un magnetotérmico, es la conexión de varios dispositivos eléctricos (lámparas, motores, herramientas eléctricas, etc.) de manera simultánea, lo que sobrepasa su capacidad de circulación de corriente.

Por ejemplo, en caso de que una llave magnetotérmica de 20 A, detecte el paso de una corriente de 25 A, automáticamente salta para evitar recalentamiento del circuito y graves averías en los electrodomésticos o incluso incendios.

Esto suele solucionarse desconectando algunos electrodomésticos que producen sobreconsumo en el circuito.

Otro motivo bastante frecuente es la presencia de conexiones sueltas o cables flojos en los enchufes. Para revisarlos, se debe cortar el suministro eléctrico e inspeccionar también el cable del panel del servicio eléctrico conectado al magnetotérmico del circuito.

Un tercer motivo puede incluir motores que son expuestos a un esfuerzo excesivo, instalaciones a las que se le conectan elementos de un consumo mayor al previsto en el diseño inicial o simplemente un mal dimensionamiento del tamaño de los cables que deriva en un sobrecalentamiento de los mismos.

Para una mayor seguridad, los conductores del circuito deben ser ignífugos, de buena calidad y de una sección tal, que soporten intensidades mayores al dispositivo para evitar los sobrecalentamientos.

Por último, luego de descartar problemas ocasionados por el consumo e instalaciones defectuosas, es posible que el interruptor termomagnético en sí esté averiado y haya dejado de funcionar correctamente, entonces deberemos comprar un magnetotérmico nuevo y reemplazar el defectuoso. (ver: ¿Cómo sustituir un magnetotérmico?)

¿Qué hacer cuando el magnetotérmico salta?

En las viviendas, en general, se utilizan diferentes interruptores magnetotérmicos para distintos circuitos eléctricos. Por ejemplo, uno para las luces interiores, otro para los enchufes, otro para el termotanque, otro para las luces exteriores. De esta forma, un especialista puede identificar más rápidamente dónde se produce un problema eléctrico y solucionarlo.

Cuando un electrodoméstico está conectado a un tomacorriente y se dispara el magnetotérmico asociado al circuito de ese toma, puede significar que el consumo es mayor en el circuito al que el mismo puede soportar, lo que ocasiona la interrupción del suministro eléctrico. Esto suele ser más frecuente con equipos que generan calor, como las tostadoras, los hornos eléctricos, las secadoras de cabello, los termotanques eléctricos, etc.

En este caso, la primera causa que podemos identificar, por la que salta una termomagnético que no está unido a ninguna carga en funcionamiento, puede ser un electrodoméstico que se activa con un sensor o un temporizador.

En caso de sospechar que un dispositivo específico es la causa de este corte, se debe desconectar el electrodoméstico del enchufe y activar la llave térmica de nuevo. Si el interruptor queda armado, sabremos que es este dispositivo el que causa el inconveniente. Se pueden verificar los electrodomésticos, uno por uno, hasta encontrar aquel que causa el problema.

Cuando, luego de controlar cada uno de los dispositivos eléctricos enchufados en el circuito, no encontramos el origen del problema, hay que revisar otro componente del sistema como la caja de conexiones, que puede presentar sobrecalentamientos debido al alto consumo.  

Para revisarla, se debe cortar la alimentación de la vivienda abriendo el interruptor principal. Los principales puntos donde se producen sobrecalentamientos son los terminales de los interruptores, tanto de llegada como de salida de corriente. Los cables allí conectados deben verse sanos, sin deterioro ni oscurecimiento en el color de su aislante plástico.   

También tienen que verificarse las luces del exterior y las células fotoeléctricas, debido a que suelen acumular humedad y provocar descargas a tierra o cortocircuitos.

Aunque hay algunas tareas de control que podemos realizar sin ser expertos en el tema, si al finalizar la verificación, se “levanta” la llave del magnetotérmico y el dispositivo continúa disparándose, se recomienda llamar a un electricista cualificado para una exhaustiva revisión de la instalación eléctrica.

¿Cómo sustituir un magnetotérmico?

Veamos un paso a paso para cambiar un interruptor termomagnético. Aunque esta no sea tarea complicada, en caso de que el usuario no tenga los conocimientos necesarios, es recomendable contar con el servicio de un electricista profesional.

  1. Verificar con el polímetro si el magnetotérmico tiene tensión de entrada y de salida.
  2. Cortar el interruptor principal, que alimenta los magnetotérmicos de la caja.
  3. Verificar nuevamente con el polímetro que no haya tensión en la entrada para evitar todo riesgo eléctrico.
  4. Aflojar los cuatro tornillos de arriba y abajo y extraer los cables.
  5. Introducir el destornillador por la parte baja y tirar la pestaña en el área trasera para sacar el magnetotérmico.
  6. Colocar el nuevo dispositivo en el carril de manera inversa a la que se ha hecho la extracción.
  7. Introducir los cuatro cables en las mismas posiciones.
  8. Apretar nuevamente los tornillos.
  9. Subir el diferencial y el magnetotérmico nuevo para alimentar el circuito.

Para una mayor seguridad, es importante conectar solamente los dispositivos eléctricos que estén en uso y desconectar aquellos que no lo estén, así como también tener en cuenta el consumo de cada uno de ellos.