¿Qué aporta la domótica al mercado inmobiliario?

Qué aporta la domótica al mercado inmobiliario
Califica este artículo

Existen una serie de  puntos en los que la domótica puede ayudar al mercado inmobiliario, tanto desde el punto de vista del usuario final como del promotor o constructor.

Qué aporta la domótica al usuario final


La domótica contribuye a mejorar la calidad de vida del usuario:

  • Aportando seguridad: controles de intrusión y alarmas técnicas que permiten detectar incendios, fugas de gas o inundaciones de agua, etc.
  • Convirtiendo la vivienda en un hogar más confortable: gestión de electrodomésticos, climatización, ventilación, iluminación natural y artificial…
  • Garantizando las comunicaciones: recepción de avisos de anomalías e información del funcionamiento de equipos e instalaciones, gestión remota del hogar, etc.
  • Fomentando la accesibilidad: facilita el manejo de los elementos del hogar a las personas con discapacidades de la forma que más se ajuste a sus necesidades, además de ofrecer servicios de teleasistencia para aquellos que lo necesiten.
  • Todo ello, sin eludir los beneficios globales del ahorro energético: aprovecha al máximo los recursos naturales, controla los consumos de agua, gas, electricidad…, reduciendo de este modo la factura de energía.

Asimismo, la aplicación de la domótica a las tareas cotidianas del hogar permite un mayor aprovechamiento del tiempo que pasamos en casa, que hoy día tiende a ser cada vez menor.

Los distintos campos de la domótica

Campos de la domótica

Qué aporta la domótica al promotor y/o constructor

Constantemente surgen nuevas aplicaciones fruto del desarrollo tecnológico para dar solución a nuevas necesidades. La domótica incorporada en la vivienda, como un valor diferenciador, le aportará la posibilidad de ofrecer, como promotor y/o constructor, viviendas con más y nuevas prestaciones que le ayudarán a reducir el periodo de comercialización, ya que su inclusión revalorizará el valor de tasación de la misma.

Podrá implantar aplicaciones destinadas a zonas e instalaciones comunes, introduciendo la tecnología como soporte a la sostenibilidad especialmente en lo referente a la gestión de la energía. Su cliente estará más satisfecho, se sentirá seguro en su domicilio, disfrutará de un hogar confortable, gastará menos porque ahorrará más, y establecerá un mayor compromiso con el medio ambiente, y como consecuencia de ello, se sentirá “orgulloso/a” de su hogar.

Los tiempos han cambiado

El sector de la domótica ha evolucionado considerablemente en los últimos años, y en la actualidad ofrece una oferta más consolidada.
Hoy aporta soluciones dirigidas a todo tipo de viviendas, desde las construcciones de vivienda protegida (VPO) a las de alto standing. La inversión a realizar en un sistema domótico varía en función del nivel de domotización de la vivienda. Actualmente, existen más funcionalidades por menos dinero, más variedad de producto y, gracias a la evolución tecnológica, son más fáciles de usar y de instalar. En definitiva, la oferta es mejor y de mayor calidad y su utilización es ahora más intuitiva y perfectamente manejable por cualquier perfil de usuario.

Paralelamente, los instaladores han incrementado su nivel de formación y los modelos de implantación se han perfeccionado. Asimismo, los servicios posventa garantizan el perfecto mantenimiento de todos los sistemas.