Cómo funciona una caldera a gas y por qué debería ser su primera opción en el hogar

Cómo funciona una caldera a gas

Tanto en el caso de que esté buscando un nuevo artefacto para calefaccionar el hogar o que se enfrente a una avería o mal funcionamiento de su sistema actual, es importante que conozca cuáles son sus opciones y cómo funciona una caldera a gas para ayudarlo a identificar a qué se debe el problema que está teniendo.


Muchos propietarios eligen calderas para calentar sus casas; sin embargo, existen varias opciones para mantener su casa confortable en el invierno. Una de estas opciones es una caldera de gas.

Sin embargo, cuando se trata de calderas, muchas personas son escépticas. Esto se debe al hecho de que no hay mucha información sobre cómo funcionan las caldera de gas, en especial las calderas para calefaccionar el hogar.

Existen varias marcas que son especialistas en calderas de calefacción como Arixton, Baxi, Ferroli o Junkers. Como también hay proveedores de sistemas calefacción que están dispuestos a asesorar en cuál es el sistema y marca que mejor se adapta al uso que cada uno quiere darle.

Por ejemplo, alguien que tiene un lugar pequeño dentro de una cocina para instalar una caldera, puede optar por una caldera de la marca Ferroli. Que además de tener una gran historia dentro del ámbito de la calefacción y climatización, logró reducir hasta un veinte porciento el tamaño de sus calderas, sin necesidades de afectar el rendimiento.

Cómo funciona un sistema con caldera de gas

El principio básico de una caldera es transferir el calor al agua. En esencia, la caldera funciona calentando el agua que luego se bombea por toda la casa.

Funcionamiento de un sistema de calefacción con caldera de gas

Sin embargo, esta es sólo una visión simplificada de su funcionamiento. Para entender cómo funciona realmente una caldera necesitamos empezar a ver cómo está construída una caldera de calefacción central de gas para viviendas.

En términos de diseño y función, una caldera de gas funciona de manera muy similar a otros tipos de calefacción. La diferencia es que el gas combustible es altamente inflamable, por lo que se incluyen una serie de características de seguridad para su protección.

Cómo dijimos, una caldera de de este tipo calienta el agua usando gas y luego envía el agua caliente a través de un sistema de tuberías por toda la casa. La caldera es entonces, el corazón de tu sistema de calefacción central. Envía agua caliente a través de radiadores, zócalos, calefacción radiante, duchas y grifos para mantener la casa cálida y confortable y proporcionar agua caliente.

La tubería de agua es, en realidad, una pequeña sección de un gran circuito continuo de tuberías que viajan por toda la casa. Pasa a través de cada lugar de la casa que se desea calefaccionar y luego vuelve a la caldera de nuevo. Por ejemplo, a medida que el agua fluye a través de los radiadores, emite parte de su calor y calienta las habitaciones. Para cuando el agua vuelve a la caldera ya se ha enfriado bastante. Por eso la caldera tiene que seguir encendida, para mantener el agua a una temperatura lo suficientemente alta para calentar toda la casa. Una bomba eléctrica dentro de la caldera (o muy cerca de ella) mantiene el agua fluyendo alrededor del circuito de tuberías y radiadores.

Lo que hay dentro de una caldera de gas

Para entender cómo funciona una caldera necesitamos conocer varios componentes claves que se encuentran dentro de un calentador de gas:

Componentes de una caldera de gas
  • Quemador de gas: son los que generan el calor que se utiliza para calentar el agua.
  • Intercambiador de calor: un dispositivo tecnológico que se utiliza para transferir calor entre un objeto sólido y un fluido.
  • Tecnología de control: actualmente es electrónica y se utiliza para controlar el funcionamiento de su sistema de calefacción a gas.
  • Vaso de expansión con diafragma: es un recipientes que permiten que el agua se expanda y absorba los picos de presión que se producen durante el calentamiento.
  • Tubo de escape: a menudo es un tubo de plástico delgado que se dirige a través de una chimenea al exterior para eliminar los rastros de monóxido de carbono que se produce como subproducto del proceso de calentamiento de la caldera de gas.

La caldera se enciende y apaga mediante un control de calefacción

Caldera de gas de pared

Las calderas de gas pueden estar conectadas a una red domiciliaria de gas, por lo que obtiene un suministro continuo de combustible. O pueden estar conectadas a cilindros de gas licuado de petróleo (GLP), los que necesitan ser rellenados periódicamente.

Se puede activar el interruptor de la caldera manualmente o ajustar un termostato, para que reaccione cuando la temperatura descienda por debajo de un determinado nivel.

Durante su funcionamiento, una válvula conectada a la caldera se abre y el gas entra en una cámara de combustión sellada. Un sistema de ignición eléctrica o un piloto permanente se enciende para quemar el combustible.

El encendido piezoeléctrico, se enciende durante un período de uno a dos segundos y luego, después de alrededor de un segundo, la línea de gas se abre permitiendo una salida de gas. El retardo en la apertura del suministro de gas es muy importante en la calefacción a gas, ya que evita la entrada de grandes cantidades de gas que, si se encienden demasiado tarde, podrían causar una explosión.

El quemador está conectado a un intercambiador de calor que calienta el agua en su cámara. El agua caliente es entonces bombeada en dirección al circuito de calefacción.

Aunque no juega ningún papel en la creación de calor, el corazón de la caldera de calefacción de gas es la tecnología de control. Esta es responsable del funcionamiento eficiente y sin problemas del sistema. También asegura la comunicación entre los sensores de temperatura interior o exterior y la caldera.

Calderas a gas de condensación

Interior de una caldera de gas de condensación

Las calderas de condensación son la tecnología más moderna y eficiente en la generación de calefacción a gas. Y debido justamente a su eficiencia y seguridad, las únicas permitidas a partir de 2015 por la normativa de ecodiseño europeo ErP (Energy Related Product).

Están construidas de forma que la disposición del intercambiador de calor elimina la mayor cantidad de calor posible de los gases de combustión. Las calderas de condensación reciclan el calor latente del vapor de agua que se produce como subproducto del proceso de calefacción.

Este calor se utiliza luego para calentar el agua que regresa del sistema de calefacción. Estos sistemas ayudan así a reducir el desperdicio de energía, ya que se requiere menos energía térmica al aprovechar gases que de otra forma hubieran sido expulsados al exterior.

Beneficios de una caldera de gas

Uno de los beneficios de una caldera a gas, por sobre otros sistemas de calefacción, es que su casa recibe calor que es limpio y se distribuye más uniformemente.

Por ejemplo, las estufas a leña generan aire caliente, humo y olores dentro de la casa. Además, por un principio de estratificación, el aire caliente se eleva y acumula cerca de las partes más elevadas del cielorraso, dejando otras áreas de su casa con una sensación de frío y corrientes de aire. En el caso de las calderas a gas, el calor que proviene de los zócalos, tablas de suelo radiante y radiadores es limpio y se distribuye uniformemente a través de todo el hogar.

Otro beneficio es el mínimo mantenimiento que necesita una caldera de gas. Una buena caldera de gas puede que sólo necesite ser revisada y mantenida como máximo, dos veces al año, mientras que otras calderas requerirán un mantenimiento anual y cambios de filtro regulares cada uno o dos meses.

Además, en el caso de las calderas que se abastecen con gas natural de una red domiciliaria, este es uno de los combustibles más limpios y económicos que existen en el mercado actualmente, y permiten tener una abastecimiento ininterrumpido.

Contras de una caldera de gas

Son pocas las contras que vemos al decidirnos por una caldera a gas. Quizás la principal es que pueden ser más caras de instalar que otro tipo de sistema de calefacción, teniendo en cuenta que se debe disponer de las tuberías en toda la casa.

También el costo de adquisición suele ser un poco más alto que los demás. Sin embargo, debido a su eficiencia y costo del combustible, también uno de los más rápidos de amortizar.

Como recomendación, existen proveedores de calderas que incluyen la instalación, la que debe estar realizada por un instalador autorizado, y financiación con todo incluido, lo que suele ser más económico que comprar la caldera y contratar un instalador por separado.

¡Haz clic para calificar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Por favor, ¡Comparte!