Eficiencia energética y ahorro económico

Actualmente una luminaria de LED puede alcanzar en términos de eficacia de fuente de luz valores solo ligeramente por debajo de los que se obtienen con otras fuentes de luz tradicionales de tecnología actual como las lámparas de vapor sodio de alta presión (VSAP) o las lámparas de halogenuros metálicos (HM) con quemador cerámico (ambas emplean la misma tecnología). Esto será así siempre que el sistema esté diseñado, dimensionado y configurado para mantener en condiciones óptimas el funcionamiento del LED. Entonces, ¿por qué se escucha que el LED es más eficiente?


leds2

La respuesta es que realmente una iluminación con LED puede obtener una mayor eficiencia, aún ofreciendo un eficacia luminosa (lm/W) de fuente de luz inferior, gracias a su mayor capacidad de «poner la luz en su sitio». Esto consigue que, aunque la luminaria emita menos luz a causa de su menor eficacia final, los lúmenes que llegan a la superficie o espacio a iluminar lo hagan en un mayor porcentaje. Traducido a lenguaje técnico: las soluciones con LED pueden aportar un mayor factor de utilización Fu = luz recibida / luz generada por la lámpara o una utilancia más cercana a la unidad U = luz recibida / luz emitida por la luminaria.


Por tanto, en lo que al aspecto energético se refiere, hoy por hoy el LED como fuente de luz no es genéricamente más eficaz que otras lámparas en igualdad de condiciones: misma temperatura de color, uniformidades, deslumbramiento… Únicamente si el LED se mantiene en su aplicación de alumbrado técnico, ya sea en exterior o interior, en unas condiciones óptimas de funcionamiento en relación a su intensidad de corriente y a su temperatura, se puede obtener un rendimiento similar a otras fuentes de luz y cumplirá con la expectativa de vida útil prevista. Y si el LED funciona en la luminaria en correctas condiciones, puede ser aplicado de forma que obtenga una mayor eficiencia gracias a un factor de utilización o a una utilancia mayores.
El hecho de que con la tecnología LED todavía no se ahorra energía en la sustitución de instalaciones en condiciones reales, ha sido demostrado también por los análisis realizados por organizaciones independientes mediante la evaluación de distintos modelos disponibles en el mercado en situaciones comparables. A este respecto los estudios más detallados vienen siendo publicados por el observatorio de productos de iluminación que mantiene el Lighting Research Center en EE. UU., los cuales son categóricos al respecto de la superioridad de las instalaciones convencionales.