¿Sabe cómo no despilfarrar electricidad con el aire acondicionado de casa?

Califica este artículo

Con la llegada del calor, cada vez son más los hogares, oficinas y comercios que utilizan el aire acondicionado, tecnología que puede suponer un tercio del pico del consumo eléctrico en verano en España, según un estudio del equipo de la Universidad Carlos III de Madrid y del CSIC.


Considerando que más de la mitad de los hogares españoles dispone de algún tipo de sistema de aire acondicionado, un estudio de 2009 del Joint Research Centre (JRC) de la Comisión Europea calculó que más de un tercio de los aparatos de aire acondicionado instalados en Europa están en España. Por ello y desde la Asociación General de Consumidores, ASGECO CONFEDERACIÓN, se ha planteado a los usuarios de este sistema los siguientes consejos:

• Instalar toldos en las ventanas y acristalamientos donde alcanza el sol. Esta medida permitirá ahorros de energía de aproximadamente un 30%, dependiendo de la orientación de la vivienda o habitación. Usar ventilador, ya que el movimiento de aire da una impresión de descenso de temperatura de hasta 5ºC

• Situar el aparato en el lado sombreado del edificio o protegerlo del sol y asegurarse de que no interrumpe el flujo de aire.

• No regular la temperatura demasiado baja: la temperatura ideal es de 25ºC (una diferencia de temperatura con el exterior superior a 12º no es saludable), cada grado menos supone un incremento del consumo entre un 5 y un 10%. Por ello es aconsejable instalar un termostato si el aparato no lo trae incorporado. Además, el ajustar el termostato a una temperatura más baja de lo normal no hará que la estancia se enfríe más rápido.

• Limpiar periódicamente los filtros de aire y vigilar el mantenimiento del equipo: esta medida contribuirá a un menor consumo del aparato y a mantener la estancia libre de gérmenes.

• Desconectar el aire acondicionado cuando no haya nadie en la habitación.

• Evitar abrir puertas y ventanas para ventilar cuando el aparato está en funcionamiento (mejor hacerlo en las primeras horas de la mañana o durante la noche, con el aire acondicionado apagado) y mantener alejado el termostato de las fuentes de calor, como lámparas y radiación directa del sol.

Los aparatos de aire acondicionado han de llevar obligatoriamente una etiqueta de clasificación energética que permite al consumidor conocer de forma rápida la eficiencia energética del aparato. Son siete las clases de eficiencia que se identifican por un código de colores y de letras que van desde el color verde y la letra A+++ (los que menos consumen) hasta el color rojo y la letra D (los menos eficientes y los que más consumo suponen).

Desde la Asociación General de Consumidores, ASGECO CONFEDERACIÓN, se aconseja elegir los aparatos que ofrecen funciones como la discriminación horaria, el encendido y el apagado a una hora determinada, los sensores de presencia y otras muchas, que permiten que el aparato no desperdicie energía.

Fuente: http://www.lacronica.net