Suiza buscará electricidad en las entrañas de la tierra

Avenches (Aventicum) es la antigua capital de Suiza romana. Hoy, su pequeña zona industrial puede convertirse en escenario de una polémica rama de la tecnología geotérmica.


399601_centreville-37012458

La sociedad Geo-Energie Suisse eligió Avenches (cantón de Vaud) como uno de los tres lugares en los que podría desarrollar un Sistema Geotérmico Mejorado (EGS por sus siglas en ingles), una tecnología diseñada para proveer de calor a la ciudad, pero también de electricidad. Sin embargo, todavía no está claro que la iniciativa llegue a buen puerto.

Un EGS tiene como meta perforar la corteza terrestre –a una profundidad de 4.000 metros o más- hasta alcanzar la zona en la que la tierra registra una temperatura superior a los 200ºC. Ahí, una inyección de agua a presión -que fractura la roca- permite recuperar agua caliente para transformarla posteriormente en electricidad.

Un proyecto de este tipo iniciado en Basilea fue suspendido en 2006, tras provocar seísmos que derivaron en daños económicos por 9 millones de francos suizos. Pero el citado fracaso no significó la muerte definitiva de esta tecnología.

En su Estrategia Energética 2050, el Gobierno suizo prevé que la industria geotérmica genere al menos el 7% de la electricidad que necesitará el país. Por ello los expertos energéticos examinan por segunda vez los EGS y confían en que probarán su viabilidad.

“Basilea se detuvo por los temblores”, afirma Olivier Zingg, de Geo-Energie Suisse, “pero la información obtenida de ese proyecto nos ha permitido desarrollar un nuevo concepto que ayuda a manejar mejor los riesgos telúricos”.

Zingg reconoce que los pequeños seísmos son inherentes a los proyectos de esta índole, porque cada vez que se fractura la roca –mediante la inyección de agua a presión- se libera energía sísmica. “La clave está en estimular la actividad telúrica sin causar daños en la superficie”, precisa.

Fuente: http://www.swissinfo.ch