La electricidad en la vida diaria

La electricidad en la vida diaria
5 (100%) 1 voto[s]

La electricidad se ha vuelto, el día de hoy, un servicio básico para la mayoría de las personas que viven en este mundo. Por lo que, muchas veces, no tenemos en cuenta la forma en que se ha metido en todas las actividades de nuestra vida diaria.


A partir de ello, el uso más básico actual de la energía eléctrica consiste en su utilización en forma de luz. En este artículo, veremos las diferentes etapas por las que ha pasado la generación lumínica hogareña desde los inicios del uso de la electricidad en forma cotidiana.

Las tecnologías están en orden de menos a más eficientes en el uso de la electricidad para generar luz y de mayor a menor consumo de energía, forzados en cierta medida por el ahorro energético y el calentamiento global.

Las bombillas o lámparas incandescentes

Lámpara incandescente
Lámpara incandescente

Llamada también lámpara incandescente, es bien conocida como instrumento de iluminación y se basa en el efecto Joule. Encerrados en una ampolla de vidrio, contiene:

  • Filamento: Está hecho de wolframio. Al calentarse al paso de la corriente alcanza la incandescencia y proporciona luz y calor.
  • Gas enrarecido: En un vacío casi perfecto hay un poco de gas inerte. El propósito es evitar la combustión del filamento.
  • Refrigerante: Elemento de vidrio que impide que el filamento se caliente demasiado.

Unido a la ampolla de vidrio, el casquillo lleva la conexión eléctrica al circuito. Las bombillas irradian más calor que luz por lo que son muy ineficientes y no permitidas en muchos países a partir de la mayor conciencia ecológica y de ahorro energético.

Las lámparas halógenas

Lámpara halógena
Lámpara halógena

Para mejorar la eficiencia de las lámparas incandescentes, se han diseñado las lámparas halógenas.

Estas utilizan cuarzo en lugar de vidrio y un gas halógeno en su interior que le permite alcanzar altas temperaturas, a las que la energía radiada tiene más proporción de luz que la lámpara normal.

En la luz que emiten hay un componente ultravioleta. Es mejor que no usemos estas lámparas para iluminarnos mientras leemos.

Los tubos fluorescentes

Tubo fluorescente
Tubo fluorescente

Los tubos fluorescentes se basan en la excitación de los átomos de un gas, normalmente vapor de mercurio, mediante altos voltajes, por lo que se recomienda tener mucho cuidado en tocar su cebador.

Los átomos emiten la luz al volver a su estado normal. En este caso no hay pérdida en calor, por lo que se llama “luz fría” a la que producen.

Las lámparas de bajo consumo

Lámpara de bajo consumo
Lámpara de bajo consumo

En las lámparas de bajo consumo se optimiza la luz fría, sobre todo cambiando el cebador que proporciona el alto voltaje de los tubos tradicionales por un sistema electrónico rápido y de bajo consumo.

Estas lámparas producen luz con un gasto energético que puede ser cinco veces menor que una lámpara tradicional.

Las lámparas LED

Lámpara LED
Lámpara LED

Las lámparas LED son, hoy en día, la forma más ecológica y de ahorro energético más utilizadas en el mundo moderno, reemplazando a todas las otras tecnologías anteriores con mejores prestaciones.

Basadas en que sustancias semiconductoras emiten luz al pasar por ellas una corriente eléctrica. Se trata también de luz fría, no relacionada con el efecto Joule.

Se consiguen con formas de bombillas, tubos fluorescentes, dicróicas, tiras de leds, etc. por lo que se hace muy versatil para todo tipo de usos, y por su muy bajo consumo, recomendables para aplicaciones que requieren poco consumo como los motorhomes, las viviendas de campo con suministro solar y otros lugares sin acceso al tendido eléctrico.