La electricidad en la vida diaria

La electricidad en la vida diaria
Califica este artículo

La bombilla
Llamada también lámpara incandescente, es bien conocida como instrumento de iluminación y se basa en el efecto Joule. Encerrados en una ampolla de vidrio, contiene:

  • Filamento: Está hecho de wolframio. Al calentarse al paso de la corriente alcanza la incandescencia y proporciona luz y calor.
  • Gas enrarecido: En un vacío casi perfecto hay un poco de gas inerte. El propósito es evitar la combustión del filamento.
  • Refrigerante: Elemento de vidrio que impide que el filamento se caliente demasiado.

Unido a la ampolla de vidrio, el casquillo lleva la conexión eléctrica al circuito. Las bombillas irradian más calor que luz. No son muy eficientes.

Para mejorar su eficiencia hemos diseñado:

Las lámparas halógenas utilizan cuarzo en lugar de vidrio y un gas halógeno en su interior que las permite alcanzar altas temperaturas, a las que la energía radiada tiene más proporción de luz que la lámpara normal. En la luz que emiten hay componente ultravioleta. Es mejor que no usemos estas lámparas para iluminarnos mientras leemos.

Los tubos fluorescentes se basan en la excitación de los átomos de un gas (normalmente vapor de mercurio) mediante altos voltajes (por eso es peligroso tocar su cebador). Los átomos emiten la luz al volver a su estado normal. En este caso no hay pérdida en calor, por lo que se llama “luz fría” a la que producen.

En las lámparas de bajo consumo se optimiza la luz fría, sobre todo cambiando el cebador que proporciona el alto voltaje de los tubos tradicionales por un sistema electrónico rápido y de bajo consumo.

Estas lámparas producen luz con un gasto energético que puede ser cinco veces menor que una lámpara tradicional.
Comienzan a desarrollarse lámparas LED, basadas en que sustancias semiconductoras emiten luz al pasar por ellas una corriente eléctrica. Se trata también de luz fría, no relacionada con el efecto Joule.