Que es la Contaminación Electromagnética?

Califica este artículo

Introducción


Es nuestro planeta gran creación
Bello, Inmenso, Incomparable, Maravilloso.
Nos dotaron de ojos para el placer,
el placer de contemplarlo y dormirnos en él.
Refugiados en su calor y color.
Nos penetra, nos llena, nos complace,
nos quiere hacer felices…
¨ Para eso era este mundo, para hacernos absolutamente felices ¨

Hoy crecido y desarrollado el hombre, ha convertido todo en problemas. La contaminación es uno más que se suma a la larga lista con consecuencias graves para el Medio Ambiente y la Salud Humana. Por desgracia, en vez de mejorar en los últimos años a los contaminantes conocidos se le ha venido a sumar la Contaminación Electromagnética como subproducto del desarrollo tecnológico nacido, basado en la electricidad y las comunicaciones.

Cuando nos referimos a contaminación electromagnética o electropolución, hablamos de la contaminación producida por los campos electromagnéticos, como consecuencia de la multiplicidad de aparatos electrónicos que nos rodean por todas partes, tanto en nuestro hogar como en nuestro trabajo. Son radiaciones invisibles al ojo humano, pero perfectamente detectables por aparatos de medidas específicas.
Donde se pretende, como objetivo mostrar que son los contaminantes electromagnéticos, sus tipos, influencia en el hombre, en el medio ambiente y el grado de análisis que se hace en el mundo sobre esta temática.

Ondas Electromagnéticas

La materia, en sus 2 manifestaciones, posee a la vez las propiedades de las ondas y de las partículas, pero íntegramente no es lo uno ni lo otro, sino la mezcla de ellas. En nuestras concepciones mecánicas de la realidad objetiva no existen imágenes que nos ayuden a represéntanosla completamente, pues estamos acostumbrados a tratar con objetos y fenómenos del macro mundo. El carácter onda partícula de la materia se revela en los objetos y fenómenos del micromundo, mostrando así que se trata de algo cualitativamente diferente.
Sobre la base de la teoría matemática formal de la luz, el físico ingles Dirac predijo que, bajo ciertas condiciones, la luz debe convertirse en sustancia y viceversa. Según él, en el campo eléctrico del núcleo atómico los cuantos luminosos de determinada longitud de onda pueden desintegrarse dando lugar a un electrón y un positrón, hasta el momento no hay otro modo de explicar este fenómeno.
Concluyendo, se puede decir que la luz tiene carácter dual onda-partícula, refiriéndonos a su manifestación; y posee una naturaleza electromagnética, refiriéndonos a su esencia.
En la actualidad se conocen numerosos hechos que corroboran esta naturaleza ondulatoria electromagnética de la luz. Las ondas luminosas capaces de provocar la sensación de visión son ondas electromagnéticas que tienen longitudes de ondas entre 400 y 700 nm aproximadamente. Sin embargo el concepto de ondas luminosas comprende las ondas de luz ultravioleta, las de luz visible y las de luz infrarroja, ya que estas poseen rasgos comunes que las distinguen de las restantes ondas electromagnéticas.

Las ondas luminosas son emitidas como consecuencia de los movimientos de las partículas cargadas que forman los átomos y las moléculas: movimiento de electrones en los átomos, movimiento vibratorio de los átomos en las moléculas y movimiento rotatorio de las moléculas polares; en todos estos casos se emiten ondas electromagnéticas.

Espectro Electromagnético

La luz, definida como una forma de energía radiante que se nos manifiesta mediante la visión es, en realidad, parte de un fenómeno físico más amplio: la energía radiante (radiación), que puede ser descrito según dos modelos diferentes: el modelo ondulatorio (radiación electromagnética) y el modelo corpuscular.
Los diferentes tipos de radiación electromagnética se pueden clasificar según su longitud de onda (entre otras ) en Radiaciones Ionizantes que van desde longitudes de onda de 10-16 m hasta 10-8 m y en Radiaciones no Ionizantes comprendidas entre los rangos de 10-8 m hasta 104 m que contienen las radiaciones ultravioleta, láseres, radiaciones visibles, infrarrojas y las radiofrecuencias.

Para entender la diferencia, las RADIACIONES IONIZANTES (RI) son aquellas, cuyo efecto más importante, según el mismo término lo describe, es la ionización de la materia, debido a su longitud de onda más corta y por ende más energética. A modo de ejemplo, mencionaremos entre ellas a la Radiación X, la Radiación Gamma y a la Radiación Cósmica. Los riesgos asociados con el uso de la Radiación X y Gamma, tanto en sus aplicaciones médicas, nucleares como industriales han sido estudiados con mucho detalle y sus efectos son bien conocidos pudiendo ser de extrema gravedad y como consecuencia de ello, han merecido una preocupación especial, desarrollándose toda una disciplina de Protección Radiológica. Así, se han elaborado Normas de Seguridad y establecido los Límites de Exposición para proteger tanto a las personas que por su tarea están expuestas a ellas, denominadas personas ocupacionalmente expuestas, como al público en general y al paciente cuando se trata de exposiciones médicas.
A diferencia de las anteriores las RADIACIONES NO IONIZANTES (RNI) no llevan asociada una energía suficiente para producir el proceso de ionización arriba mencionado, causal de los efectos no deseables. Debemos entender que existen dos tipos de riesgos, los aceptables y los no aceptables. Toda la actividad humana implica un riesgo. El uso de las radiaciones electromagnéticas no ionizantes también implica un riesgo, que además de ser aceptable, es significativamente menor que el de las ionizantes, siempre y cuando se respeten las normas nacionales e internacionales que establecen los valores máximos de exposición al ser humano. Si no se respetan dichas normas, esto podría ser motivo de preocupación ya que las manifestaciones de las RNI también podrían generar daños de distinta magnitud según el grado y tiempo de exposición.
Las radiaciones electromagnéticas no ionizantes abarcan prácticamente todo el espectro electromagnético. Dichas radiaciones no pueden ser percibidas por los sentidos humanos, a menos que su intensidad alcance valores suficientemente grandes como para manifestarse a través de sus efectos térmicos. La excepción es una banda muy angosta, dentro del espectro visible que si es percibida por el ojo. Como se verá más adelante, además de estos efectos también aparecen los llamados efectos no térmicos o fotoquímicos. Las diferentes longitudes de onda, la energía y la tasa de absorción específica aún dentro de un mismo tipo de radiación, deben tenerse en cuenta al momento de establecer los márgenes de seguridad. En efecto, la efectividad de penetración de la RNI dentro del cuerpo humano y los puntos de absorción en el mismo dependerán de las características mencionadas anteriormente y diferirán de un tipo de radiación a otro.

Radiación Ultravioleta (UV)

Se subdivide en tres subregiones:

UV-A (también luz negra)…………………..315 a 400 nm
UV-B ………………………………………………280 a 315nm
UV-C… 100 a 280 nm

La Radiación Ultravioleta tiene uso difundido en la esterilización de instrumental y determinado equipamiento médico como también para la generación de un ambiente estéril.

Radiación Visible

El espectro visible está comprendido entre 400 y 780 nm.
Hasta el siglo pasado la fuente principal ha sido el sol, que no ha sido considerado demasiado peligroso ya que el propio organismo humano cuenta con mecanismos de autodefensa y con el desarrollo de pigmentación adecuada. La aparición cada vez más extensa de las fuentes artificiales hace que el problema de protección sea de urgente aplicación.

Láseres

Como ya se mencionó anteriormente los Láseres pueden abarcar además del espectro visible, el de UV (Exímenos) y también el de IR (CO2. En cuanto a los Láseres, el uso de los mismos en cualquiera de sus aplicaciones presenta un capítulo especial, donde según la clasificación del ANSI (USA) su riesgo está catalogado en forma simplificada de la siguiente manera:

  • CLASE 1: Dispositivos de riesgo insignificante (Barras lectoras en cajas registradoras).
  • CLASE 2: Bajo riesgo, baja potencia, menor de 1mW (Punteros Láser).
  • CLASE 3: Bajo riesgo, potencia media entre 1 y 5 mW.
  • CLASE 3b: Riesgo moderado, potencia media menor de 0,5 W (Telemetría).
  • CLASE 4: Alto riesgo y gran potencia, mayor de 0,5 W (Láseres Quirúrgicos e Industriales).

Radiación Infrarroja (IR)

También se subdivide a su vez en tres subregiones:

  • IR-A………..780 – 1.400 nm
  • IR-B………..1.400 – 3.000 nm
  • IR-C………..3.000 – 1.000.000 nm

También se llama Infrarrojo Cercano a la banda entre 780 y 3.000 nm, Infrarrojo Medio a la que se extiende entre 3.000 a 30.000 nm e Infrarrojo Lejano a la porción que va desde 30.000 a 1.000.000 nm.

Radiofrecuencias (RF), incluyendo Microondas (MO)

Abarcan un espectro desde 0.3 MHz hasta 300 GHz, correspondiendo a longitudes de onda de 1.000 m hasta 1 mm respectivamente. Habitualmente el rango comprendido dentro del espectro de RF desde 0.3 GHz hasta 300 GHz (1.000 mm a 1 mm de longitud de onda) se lo denomina Microondas (MO) y se clasifica en tres subregiones:

  • Microondas (0.3 GHz-300 GHz).
  • Extremadamente Alta Frecuencia (EHF en inglés) de 300 a 30 GHz – (1-10mm).
  • Súper Alta Frecuencia (SHF en inglés) de 30 a 3 GHz – (10 a 100 mm).
  • Ultra Alta Frecuencia (UHF en inglés) de 3 a 0.3 GHz – (100 a 1.000 mm).

La telefonía móvil, tanto la analógica (celular) como la digital (PCS) y la futura tercera generación (3G) anunciada en Europa como la Tecnología UMTS (Universal Mobil Telecommunications Systems) se enmarcan dentro de este espectro.

Radiofrecuencias

El rango de Radiofrecuencias (RF) propiamente dichas a su vez se suele clasificar en las siguientes subdivisiones:

  • Muy Alta Frecuencia (VHF en inglés) de 300 a 30 MHz – (1 a 10 m).
  • Alta Frecuencia (HF en inglés) de 30 a 3 MHz – (10 a 100 m).
  • Frecuencia Media (MF en inglés) de 3 a 0.3 MHz – (100 a 1000 m).

Este es el espectro donde predominan las comunicaciones radiales y televisivas y algunos aparatos domésticos.
En el rango de frecuencias más bajas y puntualmente en el de Extremadamente Bajas Frecuencias los problemas nuevamente se presentan en el transporte de energía eléctrica por intermedio de Líneas de Alta Tensión, que van desde los centros de generación hasta los lugares de consumo, creando preocupación en aquellas comunidades que habitan en su cercanía. Aquí tenemos:

  • Baja Frecuencia (LF en inglés) de 300 a 30 KHz – (1 a 10 km).
  • Muy Baja Frecuencia (VLF en inglés) de 30 a 3 KHz – (10 a 100 km).
  • Extremadamente Baja Frecuencia (ELF) de menos de 0.3 KHz – (más de 1.000 km).

Dentro de esta última se encuentra el transporte de energía eléctrica que se efectúa con frecuencias de 50 Hz ó 60 Hz a través de cables de alta tensión, siendo ésta, motivo de preocupación sobre la posibilidad de inducción de enfermedades oncológicas en comunidades cercanas a las misma.

Autores:
Ing. Rosayda Baez Montesino
Ing. Danay Delgado Sanchez
Lic. Silvano Pérez Morales