Investigadores consiguen captar electricidad de las plantas

Investigadores consiguen captar electricidad de las plantas
Califica este artículo

Un grupo de investigadores de la Universidad de Georgia están desarrollado actualmente una tecnología inspirada en los procesos naturales del medioambiente que permitirá captar electricidad de las plantas de forma directa a través de un proceso que interrumpe la fotosíntesis.

ep1

El Sol nos proporciona la fuente más abundante de energía en el planeta. Sin embargo, sólo una pequeña fracción de la radiación solar en la Tierra se convierte en energía útil. Para ayudar a resolver este problema, un grupo de investigadores de la Universidad de Georgia han ideado una novedosa tecnología capaz de extraer electricidad directamente del proceso de fotosíntesis que realizan las plantas.

Las plantas son las campeonas indiscutibles captando energía solar. Tras miles de millones de años de evolución, la mayoría de ellas son capaces de vivir gracias a tener una eficiencia cuántica del 100%, lo que significa que por cada fotón que captan de luz solar, generan un número igual de electrones. Para hacernos una idea de la importancia de esta investigación, tendremos que tener en cuenta que los paneles solares actuales, el medio por excelencia para generar electricidad gracias a la luz solar, operan con una eficiencia menor al 20%.

Durante la fotosíntesis, la plantas utiliza la luz del sol para dividir las moléculas de agua en hidrógeno y oxígeno, lo que produce electrones. Estos electrones recién liberados ayudan a crear los azúcares que las plantas utilizan como alimentos.

ep2

Ramaraja Ramasamy, profesor del centro de ingeniería de la UGA, ha comentado:

“Hemos desarrollado una tecnología que interrumpe el proceso de fotosíntesis de las plantas con el objetivo de capturar los electrones liberados antes de que la propia planta los utilice para generar azúcares.”

Una vez interrumpido el proceso de fotosíntesis, esta tecnología separa las estructuras de las denominadas tilacoides, células vegetales responsables de almacenar la energía solar. Los investigadores manipulan estas proteínas contenidas en los tilacoides de tal forma que interrumpen el camino del flujo de electrones. Estos tilacoides modificados quedan posteriormente inmovilizados en nanotubos de carbono, estructuras cilíndricas que son casi 50.000 veces más finas que un cabello humano. Los nanotubos actúan como si fueran un conductor eléctrico, capturando los electrones de las plantas y enviándolo a lo largo de un cable.

Los investigadores advierten de que aún queda mucho trabajo por delante para que esta tecnología llegue a comercializarse, pero recuerdan que hace 30 años apenas se comenzaban a descubrir lo que hoy serían las pilas de hidrógeno, un dispositivo electroquímico que hoy en día alimenta de energía a automóviles o incluso a edificios.

Fuente: http://gizmologia.com